Internet: cambió la forma de comprar

Los sitios locales buscan incorporar nuevos medios de pago; la devaluación golpeó fuerte las compras en sitios del exterior
(0)
31 de enero de 2002  

Comprar con un click del mouse, una opción habitual para muchos usuarios argentinos de Internet, sufrió algunos cambios frente a la nueva situación económica. Por ejemplo, las atractivas ofertas de Amazon (libros) o Cdnow (discos), ahora deberán ser pagadas al dólar libre.

"Sin duda, las compras en sitios fuera de la Argentina van a caer fuertemente fruto de la devaluación", dijo Enrique Carrier, de la consultora especializada Prince & Cooke (P&C). Según sus cálculos, el comercio electrónico facturó 130 millones de pesos durante 2001 en la Argentina. Al tope de las preferencias estaban los artículos electrónicos, computadoras, discos y libros. La suma promedio que se gastó en el país entre 2000 y 2001 fue de 150 pesos, versus los 30 dólares que se desembolsaba cuando se trataba de un pedido en sitios al exterior.

Según P&C, lo que ganó volumen fue la compra en supermercados, que representa cerca del 20 por ciento de lo que facturó el e-commerce el año pasado. Disco Virtual y LeShop son los precursores en el mercado local. Aunque se niegan a dar cifras, en Disco admiten que por Internet venden más que en algunas sucursales. Según el mercado, las ventas rondarían los 30 millones de pesos al año.

"Las ventas no deberían variar mucho, ya que nuestros productos no tienen un fuerte componente importado y la política de la empresa es no aumentar los precios por ahora", dijo César Bua, de Disco Virtual. Tiene registrados 130.000 usuarios, de los cuales 60.000 son considerados "activos", es decir que han efectuado alguna compra en los últimos tres meses.

Bua admite que "hay una caída en los pedidos, pero es habitual en esta época". Además de la crisis, contra las ventas conspira que no se puede pagar en cuotas con las tarjetas de crédito, así como tampoco se puede usar la tarjeta de débito.

"Estamos estudiando la forma de implementar el pago con tarjeta de débito, pero las administradoras de tarjetas no tiene pensado ningún sistema para las compras que no son en persona", dijo Bua.

Para Altocity, el shopping virtual de IRSA y Telefónica, diciembre fue el mejor mes del año. Vendieron 500.000 pesos, de los que sólo pudieron cobrar 340.000 por la falta de stock. "Las ventas aumentaron un 200% con respecto a diciembre del año pasado. Pero no pudimos capitalizar la suba porque nadie entregaba nada", dijo Daniel Kielmanowicz, CEO del sitio. "Estamos tratando de cumplir con todos y que los proveedores mantengan los precios de lo que se vendió y no hubo en stock." Para el ejecutivo, "la bancarización obligatoria benefició a Internet, y el corralito hizo que la gente se volcara a comprar por Internet, pero el problema fue con los proveedores".

En la oficina

La venta de artículos de oficina más baratos y con entrega en 24 horas hizo grande a Officenet, uno de los sitios más exitosos de comercio electrónico de América latina. El 30% de su facturación (43 millones de dólares en 2000) corresponde a insumos informáticos, que en los últimos días han aumentado su precio al público entre un 50 y un 100% o, simplemente, no hay en depósito.

Andy Freire, CEO y fundador del sitio, manifestó que "aprovechando nuestro poder de compra tratamos de que los proveedores no nos trasladen precios nuevos a mercadería vieja. Pero va a haber un gran problema cuando se acabe el stock".

Un insumo que ya sufrió un fuerte aumento son los cartuchos de tinta para impresoras. En la Argentina se fabrica papel, con lo cual las resmas de origen nacional mantuvieron su precio, revirtiendo la situación frente a las de origen brasileño, que siempre fueron más baratas. Hay otros artículos mitad y mitad : como las carpetas de papel de fabricación nacional, pero con ganchos de metal, made in Alemania, que obviamente aumentaron su precio.

Durante 2001, hubo una caída del consumo del 25% por cliente con respecto a 2000. En unidades, Freire estima que durante este año se va a caer otro 20 por ciento. Y en cuanto a los precios, admite que "no se sabe qué va a pasar. Es importante la capacidad de reinventarse que tenga la industria nacional. Si se sigue importando todo, tarde o temprano va a haber una suba".

Sobre la base de esta situación, en Officenet están evaluando la posibilidad de aumentar las importaciones en forma directa. "Tenemos la masa crítica necesaria. Pero depende de cómo respondan los fabricantes locales", dijeron.

Tanto Garbarino como Frávega ofrecen importantes ofertas por medio de Internet, lo que ha transformado a la Red en un valioso canal de ventas. Sin embargo, los productos que suelen vender: televisores, computadoras o electrodomésticos en general, aunque sean nacionales, poseen componentes importados, lo que afectó los precios.

"Hoy por hoy se está revisando todo el mix de productos; viendo con cada proveedor cómo atravesar esta situación", dijo Fernando Maffi, gerente de marketing de Garbarino.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?