Inversores cautos a la espera de más detalles

Leve baja en precios de bonos y acciones
Javier Blanco
(0)
25 de agosto de 2001  

La falta de detalles sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el próximo canje u operación de recompra de los títulos de la deuda puso cautelosos a los inversores, que parecen estar a la espera de ver la evolución de los números fiscales antes de definir sus nuevos pasos.

El dato positivo que dejó la jornada fue que los precios de los bonos y las acciones al menos ahora parecen tener un piso firme tras el anuncio del salvataje. Esta sensación quedó instalada luego de observarse que, tras caer al inicio un 2,3%, el índice Merval de la Bolsa porteña comenzó a recuperarse hasta ubicarse con una baja del 0,20% que hacia el final de la rueda se amplió al 0,84 por ciento.

Siguiendo el mismo derrotero, la tasa de riesgo país, que había escalado hasta los 1477 puntos al comenzar el día, se replegó luego progresivamente hasta tocar un piso de 1432 y rebotar desde entonces a los 1443 puntos del cierre (+16). En ambos casos, los indicadores nunca pudieron dejar de moverse en terreno negativo. Entre los títulos públicos, el global 2008, el más representativo de la deuda argentina, bajó 0,45% y los FRB se cotizaron a US$ 75,25 la lámina de 100 con una pérdida del 0,66%, ambos en Nueva York.

Motivos, sobran

"Para muchos, la baja tiene que ver con la demora de anuncios sobre el canje de deuda. Para otros, a la falta de información sobre la "letra chica" del acuerdo con el FMI", afirmó Alejandro Olizaea, del Lloyds Bank. "Pero el mayor temor lo producen las pobres estimaciones privadas sobre la recaudación de agosto. Ocurre que son importantes para el déficit cero", añadió.

"El paquete permite alejar algunos fantasmas, pero no soluciona todos los problemas. Esto explica la falta de entusiasmo de los inversores", afirmó Darío Lewkowicz, asset manager de Exprinter administradora de valores.

Con todo, constituyó un alivio que las tasas en el mercado interbancario siguieran en baja, por tercer día consecutivo. El call money se pactó al 13,2% en pesos y al 8% en dólares a tres días, levemente por debajo de los valores negociados ayer pese a que la asistencia del Banco Central a las entidades mediante pases se mantuvo constante en torno de los 1860 millones.

Los negocios se hicieron en un marco de notoria prudencia. Es que los operadores comenzaron a seguir en detalle el avance político que permita cumplir con las condiciones del FMI.

Los corredores admiten que el mercado no recibe fondos frescos. "No hay plata nueva, con lo que hoy se vende, el lunes se compra, es decir hay trading (operaciones de corto plazo), pero no hay dinero genuino que empuje al mercado hacia arriba", dijo Mario Tavelli de la firma homónima.

Al término de la jornada en la Bolsa porteña se contabilizó un volumen de $ 21,34 millones, de los cuales 9 millones fueron absorbidos por el Grupo Galicia. En la evolución del Merval tuvo mucho que ver el desempeño de este papel, que tiene una incidencia del 17,03% en la ponderación del índice. Sus acciones se desbarrancaron 5,64% tras conocerse que su principal activo, el Banco Galicia, emitirá obligaciones negociables convertibles en acciones por US$ 200 millones, lo que se interpretó como una desventaja para los inversores minoritarios.

Tras el acuerdo con el FMI, el balance semanal fue positivo. Los bonos más negociados, como el FRB y el Global 08, lograron subas del 10,5% y 12,7%, respectivamente. Y aunque la mejora alcanzó a casi todos los títulos, la mayoría aún presenta rendimientos superiores al 20% anual.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?