Invertirán $ 9000 millones en el plan de obras públicas

La iniciativa del nuevo gobierno se ampliaría a $ 21.000 millones en una segunda etapa
Hugo Alconada Mon
(0)
19 de mayo de 2003  

El plan de obras públicas e infraestructura que planea el nuevo gobierno para sostener el proceso de reactivación económica arrancará con una inversión de 9000 millones de pesos.

En una segunda etapa, el desembolso aumentará a 21.000 millones de pesos, según precisaron a LA NACION dos fuentes que participaron del diseño de la iniciativa prometida por el mandatario electo, Néstor Kirchner.

De todos modos, el financiamiento del plan de obras aún no está claro. Por un lado, los colaboradores del nuevo presidente indicaron que el gobierno podría utilizar recursos "liberados" por una reducción de la meta del superávit primario pautada con el Fondo Monetario Internacional para este año. Pero dos fuentes del Palacio de Hacienda relativizaron esa posibilidad, al considerar que el superávit se necesitará para el acuerdo de refinanciación de la deuda soberana. Además, se estudia que las administradoras de fondos de jubilaciones y pensiones sumen parte de los aportes de los afiliados para este plan.

El plan de obras de Kirchner arranca con $ 9000 millones

Se prevé invertir esa cifra en el primer año; luego se llegaría a $ 21.000 millones anuales

El presidente electo, Néstor Kirchner, intentará poner en marcha un plan de infraestructura y obra pública que costará $ 9000 millones el primer año y aumentaría en una segunda etapa hasta disponer de $ 21.000 millones anuales.

El financiamiento de las obras previstas -caminos y redes ferroviarias, viviendas (3 millones de unidades) y prevención de inundaciones, entre otras- saldría de varias áreas ya predeterminadas por el equipo técnico que colaboró con Kirchner durante su campaña electoral, según informaron a LA NACION dos profesionales que ayudaron en el diseño del plan.

"La premisa será pasar en el corto plazo de una inversión pública equivalente al 0,5 por ciento del producto bruto interno (PBI) a cerca del 3 por ciento. Serían unos 9000 millones de pesos, algo modestísimo con respecto a los planes históricos de obras públicas, pero un buen primer paso para la construcción de la Nación", afirmó uno de ellos.

Las partidas de dinero provendrían de las arcas públicas y de aportes privados voluntarios o forzosos. Y, en todos los casos, cuya obtención generará rispideces.

"Se está trabajando intensamente ahora en la letra chica del plan, pero negociamos una rebaja del superávit primario pautado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), lo que nos permitiría tener un flujo liberado cercano a los 6000 millones de pesos", detalló un informante.

Pero dos estrechos colaboradores del ministro de Economía, Roberto Lavagna, consultados por LA NACION defenestraron esa posibilidad. "El 2,5 por ciento del superávit primario lo necesitaremos para reestructurar la deuda soberana y ni siquiera alcanzará para eso. Necesitaremos aumentar esa pauta sí o sí", explicó uno.

El equipo de Kirchner, liderado por el ex ministro de Gobierno de Santa Cruz Julio de Vido, también pedirá la colaboración de las administradoras de jubilaciones y pensiones y de las empresas más poderosas del país.

"Estamos conversando con las AFJP para que con sus fondos financien las obras públicas de largo plazo, en lugar de tomar nuevos bonos del Estado, y sabemos que la recaudación tributaria puede mejorarse. La evasión es altísima y la elusión entre las empresas grandes también lo es. Vamos a apretarlas y de allí podrían surgir otros 6000 millones de pesos", afirmó un técnico.

Otros $ 2300 millones provendrían de los fondos fiduciarios previstos en el presupuesto 2003, además de $ 2600 millones estipulados con asignaciones específicas. "Hay que adecuar esas partidas a lo que específicamente estaban destinadas, controlarlas mejor", dijo la fuente.

Negociaciones con organismos

El "Plan de gobierno" que distribuyó Kirchner durante su campaña detalla, por ejemplo,que la reconstitución ferroviaria se haría con la "reasignación de recursos del Sistema de Infraestructura del Transporte, SIT, (que) provienen básicamente del gasoil y representan cifras cercanas a los 1000 millones de pesos anuales". Una fuente del Ministerio de Economía abundó, en cambio, en otras fuentes.

"Estamos en plena negociación con el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para obtener algunos préstamos para fines concretos", detalló.

En busca de consenso

Las obras públicas prioritarias no se determinaron aún, sin embargo, "sería inapropiado hacerlo desde fuera del Estado. Faltan datos y es necesario alcanzar un consenso -explicó un técnico-. Lo que está claro es que los parámetros básicos por seguir serán elegir obras que potencien la integración del Mercosur, que tengan alto impacto social y económico y sean de repago rápido."

Una segunda fuente especificó el tipo de obras que serán objetadas. "No habrá más aeropuertos en Anillaco o caminos perdidos que conducen a ningún lado", dijo. Allegados a De Vido precisaron, además, que la esencia del plan se corresponde con la propuesta presentada por la Cámara Argentina de la Construcción. Cuentan además con los informes elaborados por la Jefatura de Gabinete y con el Plan Nacional de Inversión Pública 2003-2005 de la Secretaría de Política Económica del Ministerio de Economía.

Objetivo de mínima

Pero los funcionarios del Palacio de Hacienda apuntan a un objetivo de mínima. "Buscamos transparentar cuánto cuesta mantener, así como está ahora, el stock actual de infraestructura pública. No podemos construir nada cuando no podemos preservar lo que ya tenemos, desde edificios hasta carreteras. Si tenemos fondos para cubrir eso y sobra dinero entonces sí hagamos nuevas obras", explicó un funcionario.

Los informes preliminares indican que sólo la "demanda de inversión pública" actual, incluyendo el financiamiento en las provincias, ascendería a unos $ 800 millones por año.

La demanda total trepa, sin embargo, a $ 2200 millones, mientras que las obras que requieren financiamiento externo insumirían otros $ 1300 millones. Cerca de $ 4300 millones en total. Poco menos de la mitad de la previsión para obras públicas ambicionada por Kirchner para el primer año de gobierno.

Principales aspectos de la propuesta

  • Trenes: reasignarán los recursos del Sistema de Infraestructura del Transporte, por 1000 millones de pesos.
  • Aviación: reestructurarán la empresa Líneas Aéreas del Estado (LADE) para el transporte de cargas regio- nales.
  • Red vial: redactarán un proyecto de "ley de fondos de asignación"; se promoverán inversiones de riesgo privado y se reducirán tarifas de peajes.
  • Fluvial: se creará un Fondo Federal de Infraestructura Portuaria y de Vías Navegables; se analizarán los proyectos de los puertos Ibicuy, Santa Ana y Barranqueras, y se formará una flota mercante nacional.
  • Recursos hídricos: las obras para paliar las inundaciones en la pampa húmeda se financiarán con los fondos excedentes que generen las centrales hidroeléctricas de Salto Grande y Yacyretá y las atómicas.
  • Vivienda: se prevé la construcción de 3 millones de unidades.
  • Los números en danza

    $ 9000 millones

  • Es el costo del plan previsto para el primer año de ejecución.
  • $ 6000 millones

  • Son los recursos previstos tras un mayor control tributario.
  • $ 2300 millones

  • Provendrían de un fondo fiduciario al que se suman asignaciones.
  • 0,5 al 3 por ciento

  • Sería el aumento de la inversión pública como porción del PBI.
  • Lavagna

  • Cerca del ministro de Economía anticiparon que no se resignará parte del superávit fiscal primario para financiar obras.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.