Isenbeck y Quilmes, a cara de perro