Israel vuelve a comprar carne argentina

El jefe de los Servicios Veterinarios de ese país, Oded Nir, hizo el anuncio; representa unos 30 millones de dólares anuales
El jefe de los Servicios Veterinarios de ese país, Oded Nir, hizo el anuncio; representa unos 30 millones de dólares anuales
Franco Varise
(0)
29 de enero de 2002  

A la reciente reapertura del mercado europeo para las carnes argentinas se sumó ayer el levantamiento del embargo por parte de Israel, una plaza complementaria de la Unión Europea (UE) que representa unos 30 millones de dólares anuales para la industria frigorífica local.

La buena noticia no tomó por sorpresa a los empresarios argentinos, puesto que ese país había anticipado su voluntad de reanudar el comercio de carnes luego de la decisión europea. De hecho la semana pasada algunas empresas ya tenían casi cerradas algunas operaciones.

En rigor, Israel fue hasta hace dos años el quinto destino en importancia para las carnes argentinas. Pero la trascendencia del mercado radica en sus características de complementariedad con la UE. "Es una plaza importante e interesante porque es tradicionalmente un gran cliente de la Argentina y se complementa perfectamente con los cortes de la cuota Hilton", dijo el director del frigorífico Quickfood, Miguel Gorelik.

Ahora, ese país deberá enviar un equipo de religiosos que arribaría al país la semana próxima para realizar la faena ritual y supervisar los procesos de producción.

"Estábamos esperando que se formalizara la reapertura porque nosotros somos proveedores voluminosos de ese país y siempre fueron excelentes clientes en los últimos 30 años", expresó Gorelik.

La comunicación formal llegó de parte del jefe de los Servicios Veterinarios de ese país, Oded Nir, que informó ayer al presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Bernardo Cané, sobre la reanudación de la importación de carnes argentinas. Una decisión bastante previsible para el funcionario argentino, pues contaba con el compromiso de ese país. "Poco a poco vamos recuperando nuestros mercados, lo que representa un nuevo desafío para crecer", destacó el titular de Agricultura, Miguel Angel Paulón.

De esta manera, se renuevan las expectativas dentro de la industria frigorífica, truncadas en marzo del año pasado tras la reaparición de la fiebre aftosa y el abrupto cierre de todos los mercados. "La noticia es muy relevante porque permite integrar -utilizar- de una manera mejor la totalidad de la res", manifestó la gerenta de la Asociación de la Industria Argentina de la Carne (AIAC), Estela Martínez.

Precisamente, la exportación de carnes a Europa comprende los cuartos traseros de los animales, mientras que a Israel se embarcan los cortes delanteros del animal.

"Durante el último año que la Argentina estuvo prohibida Israel volcó su demanda hacia otros países como Brasil o Uruguay, aunque querían trabajar con nosotros", dijo Gorelik, aunque aclaró que "siempre hay un costo para quien se retira de un mercado", a propósito de los supuestos precios que se pagarán.

En 2000, último año de normalidad en la exportación de carnes, el país de Medio Oriente compró más de 25.000 toneladas peso res con hueso de cortes congelados por un valor superior a los 30 millones de dólares a la Argentina.

En esos momentos, sólo superaban a Israel en volumen y valor las ventas a los Estados Unidos, Canadá y Chile, que aún permanecen clausurados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.