Suscriptor digital

Itamar, un objetivo equivocado

(0)
21 de marzo de 2000  

SAN PABLO (De nuestro corresponsal).- El gobernador Carlos Ruckauf se equivoca cuando elige a su par de Minas Gerais, Itamar Franco, como el mayor oferente de subsidios e incentivos. En el ranking de la guerra fiscal brasileña, otros mandatarios han sido mucho más activos que el ex presidente.

Por ejemplo, el presidente del Senado, el bahiano Antonio Carlos Magalhaes, aliado de Cardoso, que obtuvo subsidios federales para la instalación de la planta de Ford en su Estado aun cuando el gobierno se había comprometido por ley a no dar más subsidios federales. O el gobierno de Paraná, que instaló a Renault subsidiándole desde el terreno hasta los impuestos.

"En volumen, el ranking de los principales Estados que subsidian sigue estando liderado por Paraná, Rio Grande do Sul y Bahía", comentó a La Nación Glaucio Arbix, investigador de la Universidad de San Pablo. Y a diferencia de lo que cree Ruckauf, los tres Estados (Rio Grande do Sul cambió su política al asumir el gobierno del PT) son aliados del presidente Fernando Henrique Cardoso. Aunque disiente de la "guerra fiscal", el presidente llegó a justificar la aplicación de medidas que atraigan a empresas a los Estados menos favorecidos económica y geográficamente.

La enemistad de Cardoso con Franco no tiene nada que ver con subsidios, sino que comenzó con una interna política en 1998, y tuvo su clímax cuando en enero del año último el gobernador de Minas Gerais declaró una moratoria en su Estado que terminó de desencadenar la devaluación del real. Los subsidios nunca estuvieron en juego en esa pelea.

Pero después de captar a Mercedes-Benz para su tierra, Franco ha estado tan activo en la guerra fiscal como cualquier otro Estado brasileño. Roberto Cosso, periodista de Folha de Sao Paulo que preparó un trabajo sobre los incentivos fiscales en Brasil, comentó: "Entre los Estados brasileños, Minas Gerais está lejos de ser de los que más incentivan. No es que no tenga una política de subsidios, pero es mucho más tímido, y ni se lo compara con Bahía, Paraná o Goiás".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?