Japón está en una pendiente