Planes contra la crisis global. Japón inyecta US$ 100.000 millones a su economía