Juan Cruz Amirante: “Con el blanqueo se ataca la informalidad pero no la causa del problema”

El experto en prevención de lavado de dinero y director de la consultora de riesgo Kroll, indica que las altas cargas tributarias y la falta de control incentivan la evasión de impuestos
Sofía Diamante
(0)
20 de julio de 2016  • 11:34

Para Juan Cruz Amirante, experto en prevención de lavado de dinero, la nueva ley de blanqueo de capitales va a ser más exitosa que la anterior porque “el panorama internacional es distinto y hay organismos mundiales que lo están fomentando”.

En el mismo sentido, el director de la consultora de riesgo Kroll, estima que el Gobierno recaudará alrededor de US$ 20.000 millones y enfatiza que el problema está en que no se combate la informalidad: “Todavía hay muchos establecimientos gastronómicos que no aceptan tarjeta”, dice.

-¿Por qué hay tanta expectativa con la ley de blanqueo de capitales?

-Más allá de que un cambio de Gobierno genera mayor confianza, el nuevo contexto internacional ayuda mucho. Patrocinado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), hay más de 100 países (excluidos Estados Unidos y Suiza, que entrará recién a partir de 2018) que se comprometen a compartir la información de cuentas y saldos a partir del año siguiente, por lo tanto tener dinero no declarado va a ser muy riesgoso.

-¿Cuáles son las diferencias con el blanqueo anterior?

-Principalmente que es distinto el panorama internacional, ya que hay organismos que lo están fomentando. Además, esta ley de externalización de capitales no es gratuita como era la del gobierno anterior donde no había multas, y donde sólo se podía invertir el dinero blanqueado en bonos argentinos e inmuebles. Ahora eso cambia, hay distintas formas de blanquear y hasta se puede dejar el dinero en el exterior: si tenes una casa en Miami, no te obligan a venderla y traer ese dinero al país, aunque sí vas a tener que pagar una multa.

-¿Hay algún beneficio para los que deciden traer el dinero?

-Hay un bono que te permite blanquear hasta tres veces más de lo permitido sin pagar la multa del 10%, pero se deja inmovilizado el capital mínimo por cuatro años con un rendimiento de 1%. Las ganancias son muy pocas y si tenes una urgencia no podes sacar el dinero.

-¿Cuánto dinero cree que se va a recaudar?

-Es incierto porque no hay una idea de cuánto dinero hay en la informalidad. El Gobierno tiene muchas expectativas por el buen contexto, pero yo creo que será alrededor de US$ 20.000 millones. Los bancos privados también están fomentando a sus clientes que declaren el dinero con la nueva normativa, ya que hay muchas multas y una nueva Unidad de Información Financiera (UIF) que obliga a cumplir la ley.

-¿Cómo se baja la informalidad?

-El combo ideal es hacer bajar la carga tributaria, para que sea menos tentador no declarar dinero, y aumentar los controles. Con altas cargas impositivas el aliciente a evadir es muy grande. El Gobierno está en el camino correcto para hacer cumplir la normativa y hacer los impuestos más equitativos.

-¿Es necesario modificar las leyes para que haya más control?

-La Argentina tiene un buen nivel normativo y está preparada para que no haya informalidad, el problema es que no se cumplen las normas o se aplican según la afinidad política. En todos los países hay informalidad, incluso en países desarrollados que también tienen alta carga tributaria. Pero también lo controlan mejor. Por ejemplo cruzando información de la base de datos de organismos. A partir del año que viene, el ente recaudador va a recibir información del extranjero también.

-¿Cómo controlan que el dinero que se blanquea no tenga su origen en actividades ilícitas?

-Puede entrar de todo, hasta dinero proveniente de la trata de personas, narcotráfico, contrabando de armas, pero la normativa no exonera la evasión impositiva. La UIF después puede investigar independientemente de qué manera ese ciudadano obtuvo el dinero negro, aunque puede ser que pase de largo dinero de negocios ilícitos por el gran volumen que se cree que se va a blanquear y la cantidad de funcionarios que hay para controlar.

-¿Qué crítica le hace a la normativa?

-Que es sistemática. El dinero se generó de la informalidad de la economía; la carga impositiva es muy alta por lo que indirectamente genera un incentivo a que el comerciante mantenga una parte de su ingreso fuera de la AFIP . Atacás la informalidad pero no atacás la causa de por qué se genera, y lo peor es que se va a seguir generando. Todavía hay muchos restaurantes que no aceptan tarjeta y sólo se puede pagar en efectivo.

-¿Con la ley de blanqueo van a aumentar las inversiones?

-Es incierto el efecto que pueda tener en inversiones porque la ley no obliga a traer el dinero al país. Antes te obligaban a hacerlo pero había menos incentivo a blanquear también.

-¿Cuáles son los negocios más utilizados para lavar dinero?

-La construcción es un rubro muy popular para ese propósito; también depende mucho del volumen. En Panamá había una compañía de taxis que lavaba dinero, manejan mucho efectivo pero no eran grandes cantidades. Los que son difíciles de controlar son los hoteles alojamiento, los gimnasios y el rubro gastronómico: es imposible probar si un restaurante mueve 2 o 500 cubiertos por día.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.