Para el CEO de Flybondi, las low cost son más seguras que las aerolíneas tradicionales