El pulso económico. Kafka llegó al Ministerio de Economía