Kicillof asegura que no habrá otro salto cambiario brusco este año

Les dijo a empresarios que la devaluación será menor que la registrada en 2013 y que la inflación se mantendrá estable; dudas de los analistas
Les dijo a empresarios que la devaluación será menor que la registrada en 2013 y que la inflación se mantendrá estable; dudas de los analistas
Martín Kanenguiser
(0)
19 de marzo de 2014  

Pese al brusco salto cambiario de enero , el Gobierno les aseguró a empresarios y analistas que la devaluación de este año será menor que la de 2013 y que la inflación se mantendrá estable desde este mes.

En los contactos privados que mantiene, el ministro de Economía, Axel Kicillof , indicó que, aunque varios economistas creen que la inflación ya está triturando la ganancia de competitividad generada por la devaluación de enero, no deben esperar correcciones importantes en el tipo de cambio hasta diciembre.

Fuentes del Palacio de Hacienda indicaron a LA NACION que éste es uno de los mensajes centrales con los que el ministro trata de convencer a sus interlocutores para frenar la escalada de precios, sobre todo de cara al inicio de las discusiones paritarias. Al respecto, les juró que "la devaluación este año va a ser menor que la de 2013", pese a que la del año pasado fue del 32% y en sólo dos meses este año ya llegó a 23%. Frente a la idea de varios analistas -cercanos o no al oficialismo- de que, de ahora en más, el Gobierno debería encarar un programa de recomposición gradual, en Economía creen que es el momento de brindar tranquilidad, mientras el Banco Central ya comenzó a aplicar leves devaluaciones en la última semana (ver página 12).

La otra idea que transmite el ministro a sus invitados es que, luego de los aumentos superiores al 3% en enero y febrero, la inflación debería estabilizarse en un piso más bajo. "No esperen una crisis, porque la situación está controlada", dijo el ministro con suficiencia, no compartida por otros importantes funcionarios del equipo económico.

Curiosamente, Kicillof sigue apostando más al éxito del programa Precios Cuidados que al recorte de subsidios para frenar la inflación. En el primer caso, la idea es relanzarlo en abril obligando a los supermercados a que garanticen al menos que haya un producto con el precio acordado, más allá de la marca elegida. En el caso de los subsidios, aclararon que están abiertas todas las opciones, que no hay decisión y mucho menos apuro.

Otras visiones

En tanto, los analistas del sector privado creen que la marcha de la devaluación acompañará la de la inflación, que estiman para este año en 23%, según los números del Indec, y en 35% de acuerdo con sus propios cálculos. Según la publicación LatinFocus Consensus Forecast -publicada en la web www.focus-economics.com-, el banco Goldman Sachs espera una inflación de 37,9%, seguido por la consultora Elypsis, con el 32%; el Citigroup, con 31,8%, y Credit Suisse, con 30,4 por ciento.

El informe pronostica un crecimiento magro, de 0,6% este año (aunque varias consultoras anticipan una recesión) y un tipo de cambio oficial de $ 9,91 para fin de año.

Fausto Spotorno, director del estudio Orlando Ferreres, no comulga con los pronósticos de Kicillof y afirma que la devaluación va a estar este año "en torno al 60 por ciento". Consideró que, si el Gobierno vuelve a acelerar el ritmo de la devaluación, "va a acelerarse la inflación, aunque va a ir mejorando la competitividad" de la economía.

Spotorno también indicó que puede esperarse una devaluación fuerte como en enero en el segundo semestre, "cuando la oferta de divisas sea menor y aumenten las importaciones de energía".

Marco Lavagna, director de Ecolatina, indicó: "La devaluación estará en torno al valor de la inflación, porque el objetivo parecería ser que el tipo de cambio real no se siga atrasando y, eventualmente, que recupere terreno". Así, "si no puede lograr contener la suba de precios y se llega a una inflación en torno al 35-40%, la devaluación que aplicará el Gobierno estará como mínimo en estos niveles", afirmó.

Agustín D'Attellis, de La Gran Makro, opinó: "Si volviera a ocurrir una devaluación abrupta del tipo de cambio, se tornaría difícil de controlar el traspaso a precios, estimulando así una presión inflacionaria adicional".

El analista de la corriente oficialista expresó: "Es esperable que el tipo de cambio se mantenga estable hasta mitad de año, para luego retomar un camino de depreciación controlado e intervenido por el Central, que lo mantenga en equilibrio con el resto de los objetivos de política económica". Con este sendero, opinó, "en la segunda mitad del año podría depreciarse un 15 por ciento adicional, pero gradualmente" para no causar el shock de precios generado en enero.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.