Kirchner, entre el reactor y los bombos