Krugman teme que la crisis genere una "década perdida", como en Japón en los 90