La Aduana y los jueces, en el banquillo