La aeroisla aterrizó en el despacho de De la Rúa