La AGN dice que la red de gas y el GNC tienen graves fallas de control

Según la auditoría, el ente regulador ofrece puntos débiles para la seguridad
Pablo Fernández Blanco
(0)
25 de junio de 2014  

El Enargas, ente encargado de regular la actividad gasífera en todo el país, tiene un accionar precario respecto del cuidado de la seguridad y la calidad técnica con que se utiliza el gas natural comprimido (GNC, que se emplea en autos). Así lo determinó un trabajo de la Auditoría General de la Nación (AGN), que disparó duras críticas hacia el organismo, cuyo interventor es Antonio Pronsato , un hombre que responde al ministro de Planificación, Julio De Vido.

Para Leandro Despouy, presidente de la AGN, las críticas del organismo van más allá del caso puntual del sector gasífero. Según su interpretación, la AGN "está anunciando las cosas que ocurren desde la lupa del control. Esto depende de otros organismos que han desaparecido o fueron anestesiados. Todo eso hace que nuestro trabajo tome espectacularidad", criticó.

Según el informe de la AGN, el ente tiene un sistema informático deficiente que no facilita el bloqueo o la anulación de las obleas vencidas (la auditoría encontró varios casos en esa condición), no impide operaciones en vehículos repatentados ni que se utilicen equipos que están previamente asignados a otros vehículos. "Esto tiene consecuencias graves en la seguridad, como en el hecho de que se habilitan negocios delictivos", explicó Despouy.

"Lamentablemente, el informe que aprobamos hoy [por ayer] demuestra que el ente de control no tuvo en cuenta las recomendaciones que le viene haciendo la AGN", explicó Despouy durante la sesión del colegio de auditores.

"Detectamos que hay serias debilidades de control por parte del ente y que los índices que se emplean no cumplen su finalidad como herramienta de gestión", completó el presidente del organismo.

La AGN también criticó que el Enargas "no reglamentó el seguro de responsabilidad civil exigible a las estaciones de carga del GNC", como lo había recomendado tiempo atrás el organismo.

El organismo de control extendió sus críticas al trabajo del regulador con las empresas transportadoras y distribuidoras de gas. Entre otras cosas, señaló que, a enero del año pasado, no se habían evaluado los resultados de los índices correspondientes a 2011. Tampoco "se regularizó la frecuencia de auditoría de las licenciatarias de modo de llegar a todas ellas por lo menos una vez al año".

Transporte y distribución

Días atrás, Despouy se reunió con familiares de las víctimas de la explosión de Rosario, que ocurrió el 6 de agosto del año pasado en Rosario, en la concesión de la empresa Litoral Gas, y causó más de 20 muertes y múltiples heridos.

En la reunión de ayer, los auditores coincidieron en incluir formalmente en el plan de auditorías una actuación sobre el control que ejerce el Enargas en la ciudad santafecina.

"También vemos gran debilidad en la aplicación de las penalidades. El ente casi nunca hace apercibimientos, pero cuando los hace no los efectiviza", completó.

Respecto de las debilidades en el control, la AGN remarcó que continúa "el Registro de Inconsistencias-Debilidades-Incongruencias sin que pueda seguirse la trazabilidad de los componentes de los equipos, sin impedir que puedan ser aceptados aquellos denunciados como robados, hurtados o siniestrados". También señalo que no hay un sistema de denuncias coordinado con la policía y la Justicia.

El sector energético fue uno de los blancos más frecuentes de la AGN en el último tiempo. En diciembre del año pasado presentó un informe integral sobre ese sector. Allí criticaba que "el Estado no sanciona a los concesionarios de explotación de hidrocarburos por incumplir con las inversiones comprometidas, ni controla eficazmente la producción, ni actualiza el valor del canon, ni liquida adecuadamente las regalías".

También criticó que el Estado no hubiera sido capaz de alentar con políticas apropiadas una reversión de la tendencia a favorecer la producción en desmedro de la exploración por nuevos recursos, algo que según la AGN estuvo entre los causantes de la caída en la extracción local y la necesidad de importar cada vez mayores recursos.

"Una equivocada política de subsidios, tanto desde el punto de vista social como territorial, sumada a la ausencia de estímulo a la inversión y los retrasos tarifarios que no sirvieron para frenar el proceso inflacionario desencadenaron la crisis del sector energético", según la auditoría.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.