La Alianza y el PJ rechazan los ajustes del presupuesto

Se oponen a la eliminación del aguinaldo para 2002 y a la suba del recorte en los salarios
Laura Serra
(0)
14 de diciembre de 2001  

"Este presupuesto, así planteado, no se puede votar en el Congreso." Esta definición partió ayer no sólo de los diputados de la Alianza, tras una reunión con el presidente Fernando de la Rúa, sino también de sus pares del justicialismo, que por la tarde conocieron de boca del secretario de Hacienda, Jorge Baldrich, el detalle de los recortes en el gasto público previsto para 2002.

El punto más resistido por ambos bloques es la propuesta del Ministerio de Economía de eliminar el pago del aguinaldo de 2002 para los empleados públicos. El titular de la cartera, Domingo Cavallo, anticipó ayer que es necesario aplicar un recorte extra de 1500 millones de pesos si se pretende lograr el déficit cero el año próximo y ese ahorro se lograría a partir de la supresión de esa partida.

Ayer por la mañana, al hablar en un foro económico, el titular de Hacienda señaló también que las provincias deberán agregar el año próximo un recorte de 2000 millones de pesos a los ajustes que ya hicieron. Con esos 3500 millones de ajuste (en total) dijo que la Argentina podrá recuperar el equilibrio fiscal y la confianza de los mercados internacionales.

La otra alternativa -que tampoco seduce a los legisladores- es aumentar del 13 al 21% el descuento que se aplica en los sueldos de los agentes públicos y haberes jubilatorios.

El presupuesto 2002 contempla una reducción global de gastos de unos 9000 millones de pesos, de los cuales unos 5200 millones se obtendrían del ahorro que se generará por la rebaja en las tasas de interés como consecuencia del canje de la deuda pública encarada por el Gobierno, según estimó Cavallo. Los restantes 4000 millones deben recortarse del gasto de la administración pública.

Este ajuste se logrará por medio de la eliminación del fondo de incentivo docente y de los planes de competitividad con lo que se ahorrarían unos 2400 millones, entre otros puntos. Se preservan, en cambio, los subsidios al gas patagónico y al fondo del tabaco.

Estos fueron los números generales que Baldrich les comunicó a los legisladores del Partido Justicialista durante la reunión que mantuvieron ayer, y que pretendieron mantener en estricta reserva. Participaron, además del funcionario, los diputados Jorge Matzkin -uno de los candidatos a presidir la Comisión de Presupuesto-; Jorge Remes Lenicov; Rodolfo Frigeri; Miguel A. Toma; Elsa Correa y el senador Oscar Lamberto.

¿Con ese ajuste, la Argentina podrá obtener el desembolso de 1260 millones prometidos por el FMI?, preguntó uno de los legisladores.

Baldrich no fue preciso. "Creemos que con este gesto (la aprobación del presupuesto con los recortes previstos) nuestro país estará en mejores condiciones para ese objetivo", dijo.

Los legisladores se retiraron preocupados de la reunión. El PJ controla ambas cámaras del Congreso y sabe que la sanción del presupuesto es una de las exigencias que impuso el FMI para liberar futuros giros.

"No podemos rechazar ´in limine´ este presupuesto, porque la crisis sería fenomenal. Pero tampoco ser cómplices del ajuste. Debemos buscar un camino intermedio, y todavía no sabemos cuál", confesó un destacado diputado del PJ. En tanto, Eduardo Caamaño, diputado del PJ por la provincia de Buenos Aires opinó que su partido "de ninguna manera avalará un ajuste en el presupuesto que afecte los salarios y jubilaciones de la gente o a las provincias", aunque no estuvo en la reunión con Baldrich.

A solas, con De la Rúa

Tampoco arrojó demasiados resultados positivos el encuentro que, horas antes, legisladores oficialistas tuvieron con el presidente De la Rúa y el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo.

Los diputados aliancistas fueron claros. "Cualquier iniciativa que eleve el recorte del 13% a los agentes y jubilados estatales o afecte el aguinaldo es inviable desde el punto de vista político", dijo el jefe del bloque de la UCR, Horacio Pernasetti.

Los legisladores propusieron dos alternativas: aumentar determinados impuestos o bien reducir el pago de los servicios de la deuda externa, previstos en 7000 millones para 2002. "El país debe ser más exigente con la renegociación de la deuda pública hasta aquí alcanzada", enfatizó el jefe del bloque aliancista, Darío Alessandro (Frepaso). Respecto del aumento de impuestos, los legisladores elevaron una propuesta con dos alternativas: una, impulsar el proyecto de la diputada Beatriz Nofal que consiste en gravar los dividendos de empresas girados al exterior y beneficiar a quienes reinvierten en el país y otro de Carlos Maestro, que propone aplicar el impuesto a los bienes personales que grava al responsable a cargo de un bien, pero cuya propiedad figure a nombre de una sociedad off-shore. Estas iniciativas aportarían una recaudación de unos 2300 millones.

Un proyecto que provoca oposición en el Congreso

Eduardo Camaño

Diputado del PJ

  • “El Partido Justicialista de ninguna manera avalará un ajuste en el presupuesto de 2002 que afecte a los salarios y las jubilaciones de la gente o a las provincias.”
  • El presupuesto de la discordia

    Oposición de las dos bancadas

  • Gasto: el proyecto de presupuesto para 2002 prevé un gasto cercano a US$ 42.000 millones.
  • Recortes: el Gobierno proyecta una reducción de gastos de US$ 9000 millones.
  • Intereses: del total de recortes US$ 5200 millones son el ahorro del canje de deuda.
  • Horacio Pernasetti

    Diputado de la UCR

  • “Cualquier tipo de iniciativa que eleve el recorte del 13 por ciento a los agentes y jubilados estatales o afecte el aguinaldo es inviable desde el punto de vista político.”
  • Más información:

    Siga todas las repercusiones de las nuevas medidas económicas a través de la Cobertura especial de LA NACION LINE.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.