La aprobación fue eclipsada por Grecia