La deuda pública quedó en 125.000 millones de dólares. La Argentina salió del default: la aceptación al canje fue de 76,07%