La Argentina sufrirá el impacto

Alejandro Rebossio
(0)
22 de abril de 2004  

El Estado, los acreedores y los fabricantes de materias primas de la Argentina deberían estar atentos al efecto de la prevista suba de tasas de interés en EE.UU.. Las fuertes alzas de 1989, 1994 y 1999 resultaron muy perjudiciales para los mercados emergentes, pero se prevé que esta vez el aumento será menor y el impacto, en consecuencia, más leve.

Los inversores en bonos de países y empresas de mercados emergentes pedirán más rendimiento porque en caso contrario llevarán su dinero a Estados Unidos, atraídos por tasas mayores al 1% actual. Pero ni la Argentina ni sus empresas tienen en la actualidad acceso a los mercados de capitales, aclara la economista Andrea Broda.

El problema es que los acreedores de la Argentina también se pondrán más exigentes. La oferta original del Gobierno se hizo en septiembre pasado, tiempo de bajas tasas. "El mismo tipo de oferta puede involucrar menos adhesión", advirtió el ex secretario de Finanzas Daniel Marx.

La Argentina puede adoptar dos actitudes en la negociación, según Andrés Neumeyer, de la Universidad Di Tella. O insiste en decir que paga lo que puede, sin importarle la reacción de los acreedores, o busca atraerlos con una propuesta que se mueva al compás de la Reserva Federal.

Tasas mayores en Estados Unidos atraerían capitales, en detrimento de los países emergentes como Brasil. "La Argentina no se resentirá dado que los flujos hacia el país están siendo prácticamente nulos", agregó Broda.

Sin embargo, si al socio mayor del Mercosur le va mal, siempre hay contagio. "Brasil necesita financiamiento para sus vencimientos de deuda. A la Argentina le afectaría si Brasil no consigue refinanciarse", alertó el investigador Jorge Vasconcelos.

La economía real también podría sufrir algún impacto indirecto, según Broda. A mayor tasa, más apreciación del dólar, menos cotización de las materias primas agrícolas e industriales, principales exportaciones de la Argentina, menos recaudación impositiva. Como los mercados prevén más tasas, estos engranajes se han puesto en marcha en estos días.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.