La Argentina vuelve a tener una petrolera del Estado

Liderado por el PJ, el Senado aprobó la ley que crea Energía Argentina SA; la UCR se abstuvo
Gustavo Ybarra
(0)
21 de octubre de 2004  

El Senado le entregó ayer al Poder Ejecutivo uno de sus objetivos más deseados al sancionar la ley que crea Energía Argentina SA (Enarsa), la empresa estatal con la que la administración de Néstor Kirchner pretende intervenir en el mercado de hidrocarburos.

Enarsa, la primera compañía pública que se crea desde cero desde 1967, nace con fuertes objeciones de la oposición, porque su establecimiento abre la posibilidad de que se privaticen la exploración y la explotación de la plataforma submarina y de nuevas cuencas gasíferas.

Esto se tradujo en la abstención de la UCR, del radical independiente Rodolfo Terragno y del socialista Rubén Giustiniani, y el rechazo de algunos representantes de partidos provinciales, como la sanjuanina de Cruzada Renovadora, Nancy Avelín. Así, el bloque justicialista y algunos aliados menores cargaron con el peso de aportar los votos para aprobar la ley tal como salió de la Cámara de Diputados.

La norma fue sancionada por 44 votos en favor, 2 en contra (Avelín y la peronista Negre de Alonso, molesta con los cambios introducidos en la Cámara de Diputados al proyecto) y 15 abstenciones.

Según ese texto, un 53% por ciento de la propiedad de Enarsa estará en manos del Estado nacional y el 12% se distribuirá -a razón de medio punto por distrito- entre todas las provincias y la ciudad de Buenos Aires. El 35% restante estará abierto al capital privado.

La compañía no sólo estará habilitada para intervenir en el mercado de bienes energéticos, sino que también lo podrá hacer a lo largo de toda la cadena productiva de hidrocarburos, que incluye, además del petróleo, al gas y otros combustibles.

Según las modificaciones introducidas en la Cámara baja, el Estado estará obligado a retener el control de la empresa y deberá someter la compañía al control de la Auditoría General de la Nación (AGN) y de la Sindicatura General de la Nación (Sigen).

Esos cambios fueron acordados con el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y por los diputados y senadores justicialistas con el objetivo de atenuar la oposición al proyecto en su paso por la Cámara baja. Al respecto, el titular de la Comisión de Energía y Combustibles, Nicolás Fernández (PJ-Santa Cruz), calificó de "falacias" los cuestionamientos recibidos y los rebatió uno por uno.

Así, aseguró que era imposible privatizar las plataformas submarinas porque "son de dominio público" e insistió en que el proyecto era claro cuando lo aprobó el Senado por primera vez, el 11 de agosto último, en el sentido de que el Estado estaba obligado a retener el control de la firma. Sobre la supuesta falta de controles que tenía la iniciativa cuando llegó a la Cámara baja, Fernández rechazó esa afirmación al señalar que "como sociedad anónima quedaba bajo la supervisión de la Inspección General de Personas Jurídicas y de la Bolsa de Valores, la comisión bicameral de los gastos del Estado [sic] y, obviamente, la Sigen".

Despejar dudas

El senador santacruceño destacó que, a pesar de ser "redundantes", las modificaciones introducidas por Diputados se aceptaron "para tener un mayor consenso y despejar todo tipo de dudas".

Sin embargo, la oposición mantuvo sus cuestionamientos. La senadora Avelín denunció que con esta ley se "están privatizando las plataformas submarinas y las futuras cuencas gasíferas" y porque, a contramano de lo que dice el Gobierno, "se está creando una empresa privada, una sociedad anónima". El radical Rodolfo Terragno, en tanto, calificó a Enarsa como "un pigmeo en un mundo de gigantes" y le recordó al presidente Kirchner su apoyo a la privatización de YPF durante el gobierno de Carlos Menem.

"El partido justicialista quiere lavar culpas por haber enajenado YPF", afirmó, mientras esgrimía una fotocopia de un artículo periodístico en el que se menciona al actual jefe del Estado "haciendo lobby para presionar a legisladores para que aprueben la privatización" de la ex petrolera estatal cuando era gobernador de Santa Cruz.

Enarsa ya cuenta con parte de su directorio. El actual secretario de Energía de Chubut, Ezequiel Espinosa, que será titular de la firma, el economista Aldo Ferrer y el ejecutivo Luis Corsiglia ya tienen un lugar asegurado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.