La baja del riesgo país marcó un récord

Cayó 201 puntos, nuevo máximo diario, por la fuerte recuperación de precios entre los bonos públicos; la Bolsa subió 8,15% El rebote de los precios se produjo por un cambio de expectativas, ya que no estuvo sustentado en una ampliación de los negocios El Embi Plus de la Argentina quedó en 1450 puntos
Cayó 201 puntos, nuevo máximo diario, por la fuerte recuperación de precios entre los bonos públicos; la Bolsa subió 8,15% El rebote de los precios se produjo por un cambio de expectativas, ya que no estuvo sustentado en una ampliación de los negocios El Embi Plus de la Argentina quedó en 1450 puntos
Javier Blanco
(0)
23 de agosto de 2001  

Una suba superior al 8% en la cotización de los bonos y las acciones saludó ayer el nuevo acuerdo con el FMI y, muy especialmente, las posibilidades que abrió para buscar una futura solución integral a la pesada carga de la deuda, según coincidieron en evaluar analistas y operadores.

La fuerte recuperación en los títulos públicos favoreció una baja del 11,9% en la tasa del riesgo país, que se desplomó poco más de 200 puntos para quedar en 1450 puntos. Esa cifra constituye un récord, ya que la máxima baja en un día había sido de 191 unidades, el 17 de julio pasado.

Así, la Argentina logró caer dos puestos en el ranking de los países menos confiables para la inversión financiera. Se encolumna cuarto, detrás de Nigeria (1930), Ucrania (1553) y Ecuador (1493), aunque se mantiene en el club de los que suman más de 1000 (y que -por lo mismo- mantienen vedado su acceso al crédito voluntario), en el que también se ubica Turquía (1026).

El acuerdo no sólo trajo alivio financiero a la Argentina: su efecto tranquilizador se hizo sentir en el resto de los mercados emergentes y, muy particularmente, en los latinoamericanos. Las tasas de riesgo de México (-13), Ecuador (-53), Brasil (-74), Perú (-13), Venezuela (-42) y Colombia (-10), esta vez descendieron por lo que ya se bautizó en la región como efecto tango.

La recuperación de los precios, muy importante, sólo alcanzó para llevar los valores a los niveles en que estaban el último jueves (antes de que la intranquilidad ganara a los inversores y ahorristas) y se sustentó en un abrupto cambio de las expectativas, pero no estuvo acompañada por un gran despegue en el monto de los negocios.

En la Bolsa porteña se concretaron transacciones por apenas 21 millones, sólo 3 millones más que anteayer. Y de los 1500 millones negociados en el Mercado Abierto Electrónico, sólo 516 millones correspondieron a transacciones con bonos, ya que el resto se realizó en pases (lo que muestra que las conjeturas sobre un final no feliz con el FMI estaban al orden del día).

Si bien este volumen es superior al promedio de 350 millones de las últimas semanas, está muy lejos de los más de 1400 millones operados en títulos públicos apenas concretado el megacanje de la deuda en junio, lo que certifica que la mejora de precios no estuvo acompañada por un fuerte salto en la demanda de esos activos.

Algunos atribuyeron esto al recelo que se mantiene en el exterior. "El paquete es decepcionante -dijo Morris Goldstein, del Institute For International Economics-. Tiene competentes voluntarios y el monto es tímido para aguardar un buen resultado."

Entre los bonos, la mayor alza correspondió al Global 08, el título más representativo de la Argentina en los mercados tras el megacanje, que recuperó casi un 11% de su valor en Nueva York. Pero también fue importante la mejora del FRB, que cerró el día cotizando a US$ 75,50 la lámina de cien, casi seis dólares más que el martes.

El clima optimista que instaló la ayuda para fortalecer las reservas del Banco Central y dar viabilidad al déficit cero se reflejó también en un brusco descenso en las tasas de interés.

Los préstamos interbancarios entre entidades de primera línea, el "call", en pesos bajó del 32 al 14,50% anual, en tanto que en dólares se aceptó un rendimiento del 9,50% (anterior 15%). La reducción se logró de manera genuina, ya que la asistencia del Banco Central a las entidades mediante pases se redujo a 1816 millones, desde un antecedente superior a los 2000 millones, es decir, más de 200 millones netos. También se corrigieron en igual dirección las tasas ofrecidas a los grandes ahorristas: lograron rendimientos del 29,37% anual; hace sólo 24 horas les ofrecían más del 37 por ciento.

A la hora del balance, Sergio Ganuza, del Banco Sudameris, fue cauto y reveló que, "a pesar de la suba, el mercado acusa cierta volatilidad, que se mantendrá hasta tanto se aclare la letra chica del acuerdo". Por eso recomendó que "el desembolso de septiembre debería estar acompañado de un tratado entre el Gobierno y la oposición para sacar las leyes que son necesarias". El economista Orlando Ferreres sostuvo que la asistencia crediticia extra "tranquilizará a quienes tenían temor de que el país entrara en cesación de pagos" y estimó que "en dos meses" las tasas y el riesgo podrían situarse en niveles precrisis.

La segunda mejor suba del año hizo avanzar dos dígitos a varias acciones: Acindar, 13,7%; Perez Companc, 10,7%, y Comercial del Plata, 10%.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.