La banca, con más fondos para prestar

(0)
28 de marzo de 2000  

La rebaja de entre 5 y 7 puntos porcentuales en los encajes le permitirá a los bancos contar con un máximo de entre 4000 y 5600 millones más para incorporar a la oferta de préstamos.

Esa masa de recursos tendería a incrementar la competencia que recientemente reiniciaron los bancos en préstamos hipotecarios y personales y presionaría a una nueva aunque leve reducción en el nivel de las tasas de interés, según evaluaron analistas consultados por La Nación .

Con todo, los especialistas advierten que la concreción de este escenario dependerá de la evolución que muestre la actividad económica de aquí en más. Si la reactivación fuera un hecho en breve, los bancos sentirán tentados a "dinamizarla con ofertas cada vez más tentadoras" a los minoristas y "serán menos exigentes que ahora para prestarle a las empresas", indicó un directivo del Banco Galicia.

En la actualidad los bancos están obligados a inmovilizar 20 de cada 100 pesos que reciben como depósitos a menos de 90 días de plazo, 15 de cada 100 que pactan a menos de 180 y 10 de cada 100 que los que captan a un plazo mayor a los seis meses. Sin embargo, por la prudencia a los que los obligó el escenario recesivo, hasta ahora siempre prefirieron guardar un promedio de entre 23 y 25 pesos, razón por lo que a lo sumo estaban dispuestos a prestar entre 75 y 77 pesos de los 100 que captaban como depósito.

Esa política de precaución, que les permitió sortear la crisis de la economía sin problemas, se transformó en los últimos meses en una carga, razón por la que ahora se muestran más dispuestos a fomentar una expansión del crédito.

Los dos segmentos en que el despegue se haría notar son los préstamos inmobiliarios y las financiaciones personales o al consumo. En el primer caso, las hipotecas son una extraordinaria posibilidad para que los bancos fidelicen una base de clientes.

De acuerdo con las estimaciones que se manejan en el mercado, los bancos prestarán a los largo del año unos 3000 millones para la compra, refacción o construcción de viviendas. El financiamiento servirá para activar la construcción pero recién en el segundo semestre del año, una vez que se vendan las cerca de 20 mil unidades que hoy componen el stock de viviendas inactivas.

En cuanto al consumo, los bancos no sólo estimularán los créditos personales mediante una política de cuotas gancho , sino que se proponen estimular los préstamos por tarjetas de crédito. La intención es bajar las tasas que cobran por los saldos que se financian a través del plástico, pero sólo si finalmente prospera el proyecto de ley que permitirá tomar los resúmenes como títulos ejecutivos de deuda.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.