La banca confía en el crecimiento