La base de la pirámide impulsa el consumo