Mercados. La Bolsa, arrastrada por las eléctricas