La Bolsa casi ignora el renacer del crudo