La Bolsa cerró mayo con ganancias

(0)
31 de mayo de 2009  

En medio de un clima económico internacional que continúa cargado de incertidumbre, las bolsas de la región lograron cerrar mayo en alza. A pesar de que a lo largo del mes hubo suficientes excusas para una toma de ganancias más fuerte, persistió en el mercado el sentimiento de que lo peor de la crisis ya había pasado y de que los mínimos de principios de marzo eran cosa del pasado.

Dicho esto, el avance de Wall Street en mayo demostró que la suba está comenzando a desacelerarse y, en las últimas semanas, la tendencia fue de una clara lateralización. Pero esto es algo natural, según analistas de mercado, porque aún se percibe un clima difícil, con una perspectiva económica poco definida. Los inversores tienen una actitud de mayor selectividad, y están expectantes de los nuevos datos de la economía, especialmente, de los Estados Unidos, que es quien marca el ritmo del resto del mundo.

El índice Dow Jones Industriales ganó 4,07% en el mes, y cerró en los 8.500,33 puntos. Al tiempo que el Nasdaq subió en mayo 3,3%, y el S&P 500, 5,3 por ciento.

En la semana, el cierre también fue positivo en medio de señales mixtas. El Dow Jones avanzó el 2,7%; el Nasdaq subió el 3,9% y el S&P 500 trepó el 3,6%. Por el feriado del lunes, cuando se celebró el Memorial Day en los EE.UU., Wall Street también tuvo una rueda menos. Pero, así y todo, no faltaron durante la semana noticias y datos macroeconómicos que afectaran los mercados.

Entre los datos positivos, sobre los que el mercado decidió centrarse, se ubicaron la confianza de los consumidores y también las órdenes de bienes durables. El dato de confianza fue especialmente mirado, dado que mostró un fuerte salto, e indicó que el consumo en los EE.UU. podría comenzar una pronta recuperación.

Aunque la clave de esta semana pasó por los bonos del Tesoro estadounidense, especialmente el de 10 años de plazo, referente para el mercado. En estos últimos días, el Gobierno de los Estados Unidos licitó notas del Tesoro a diferentes plazos (2,5 y 7 años), algo que llevó más nervios a la plaza financiera. Ya en mayo, el rendimiento del bono a 10 años tuvo una clara tendencia al alza (el rendimiento se mueve en forma inversamente proporcional al precio, y sube cuando hay mayor oferta que demanda de títulos), y avanzó este mes casi un 11%.

La situación fiscal de la principal economía del mundo ya es tema de preocupación, y el hecho de que el Gobierno este inundando de bonos el mercado genera varias incógnitas. En primer lugar, está siendo cada vez más difícil que toda esa oferta de deuda pueda ser absorbida por el mercado. El riesgo de inflación es un factor a monitorear de cerca. Además, mientras más suben las tasas de interés, por la sobreoferta de papeles, suben al unísono las tasas de las hipotecas, lo que daña la recuperación del sector inmobiliario.

Pero si bien hay un claro riesgo, en la licitación del jueves pasado, la demanda de los Bonos del Tesoro fue mayor a la esperada por el gobierno estadounidense. Esto fue una buena señal, especialmente, porque se dio muy pronto después de que corrieran rumores de que la calificación crediticia de los Estados Unidos podría estar en duda. La tasa del bono a 10 años tocó el miércoles su máximo anual, en 3,74%, pero cayó casi 30 puntos básicos para el cierre del viernes.

En el sector corporativo, las miradas se concentraron en General Motors, que confirmó que pedirá su quiebra el lunes. Aunque esto no afectó al mercado, que ya había descontado hace tiempo esta posibilidad.

Entretanto, en el plano local, hubo más de lo mismo. La Bolsa porteña es, sin lugar a dudas, el peor reflejo de la economía argentina: cerró en alza, sólo de la mano de Petrobras Brasil y de Tenaris, dos papeles que explican casi un 60% del panel. Nuevamente, el petróleo fue el artífice de la suba local. Esta semana, el crudo subió casi el 10% y, de esa manera, arrastró al índice completo (ver recuadro).

El índice Merval ganó un 1,6% en la semana y finalizó la rueda del viernes en 1.587,21 puntos. Queda bien claro que, de local, la suba tuvo poco, cuando se mira el índice MAR (que excluye a las compañías extranjeras, como Petrobras y Tenaris), que se desplomó el 8,5% hasta los 885,75 puntos.

Tenaris y Petrobras también explican el gran rendimiento que arrojó el Merval en mayo. El índice ganó el 24,5% este mes, y la siderúrgica y Petrobras aportaron con subas del 26,6% y del 36,1%, respectivamente. Todo esto se dio por el empuje del precio del crudo, que cerró uno de sus mejores meses. Fuera del sector petrolero, hubo solamente bajas (con excepción de Banco Francés). El banco Morgan Stanley sacó a Telecom, Banco Macro y Petrobras Argentina del índice MSCI latinoamericano, algo que disparó ventas sobre estos papeles, especialmente por parte de grandes bancos. Otra mala señal.

En lo puramente local, primará la incertidumbre, más aún ahora que arranca el mes electoral. Se acerca el 29 de junio, y las dudas respecto de lo que será el escenario después de las elecciones pesarán sobre el mercado, sobre todo en los papeles de mayor riesgo argentino.

Los títulos públicos cerraron la semana con buenas alzas, una vez más, según la premisa de que el Gobierno podría anunciar un pago adelantado de los Boden 2012. Entre los que más subieron, se destacaron el PR13 (24,1%), el Pre9 (6,3%) y el Boden 2012 (6,3%).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.