Cierra otra semana negra para los mercados. La Bolsa quedó cerca de perder toda la ganancia de 2006