Qué miran los inversores. La Bolsa se juega todo al canje