La caída del dólar agobia a Alemania y Japón, pero alivia a EE.UU. y los países emergentes