La caída del Dow Jones en la última década es más pronunciada si se ajusta por la inflación

Por E. S. Browning
(0)
28 de diciembre de 2009  

Muchos inversionistas saben que las acciones estadounidenses han sido una de las peores inversiones de la última década. Pero podrían no darse cuenta de lo nefasto que fueron los últimos diez años porque la mayoría olvida incorporar los efectos de la inflación.

A pesar del repunte de 2009, el Promedio Industrial Dow Jones se ubica en 10.520,10 puntos, es decir el nivel donde estaba en 1999 sin tener en cuenta el alza en los precios al consumidor. En dólares de 1999, el Dow sólo llega a los 8.140,38 y tendría que subir otro 29% para regresar a los niveles de hace una década. En dólares de hoy, el Dow Jones tendría que ascender de los actuales 10.520,10 a 13.595,49 para volver a su nivel de 1999 en términos reales.

Tener en cuenta la inflación representa un trabajo adicional y disminuye las ganancias, así que es fácil ver por qué los analistas bursátiles casi nunca lo hacen. Los medios de comunicación tampoco lo hacen muy a menudo.

Sin embargo, cuando los economistas estiman el crecimiento de la economía lo calculan en términos reales. También lo hacen cuando analizan las alzas de largo plazo en los precios de materias primas como el oro y el petróleo y recalcan, por ejemplo, que el metal dorado alcanzó un máximo este mes en términos nominales, pero sigue lejos de su máximo de 1980 en términos reales. Debido a que los analistas casi nunca incorporan la inflación a los retornos de las acciones, esto deja a los inversionistas con una percepción exagerada del desempeño de sus portafolios a largo plazo.

"Un vistazo a los retornos nominales puede ser muy engañoso", dice Richard Bernstein, ex estratega principal de inversión en Merrill Lynch que se prepara para lanzar la firma de gestión de patrimonio de Nueva York Richard Bernstein Capital Management. Bernstein revisa el desempeño real para monitorear el valor de las inversiones.

Unos cuantos analistas que están tratando de obtener una mejor perspectiva sobre el desempeño de sus inversiones acostumbran a medir el Dow Jones con varas poco convencionales.

Algunos comparan al índice con el oro, lo que hace que su desempeño parezca mucho peor en la última década. Los europeos a veces miden los retornos del Dow en euros. Eso hace que el Dow parezca peor desde 2006, a partir de cuando el euro ha ido en aumento. El repunte reciente del dólar ha ayudado a fortalecer el Dow contra el euro y el oro, sin embargo.

Garrett Thornburg, fundador de Thornburg Investment Management en Santa Fe, Nuevo México, calcula lo que llama los retornos "reales reales", al ajustar el desempeño de la bolsa no sólo a la inflación, sino también a costos del mundo real, como los impuestos y las tarifas.

Nominalmente, un dólar invertido en acciones del índice Standard & Poor’s 500 a fines de 1978 había aumentado a US$ 22,88 a fines de 2008 al incluir los dividendos, un alza significativa pese a la crisis de 2008. Pero si se restan la inflación, los impuestos y los costos, la inversión sólo valdría US$ 3,75, según las cifras de Thornburg.

Todo esto podría bastar para ahuyentar a los inversionistas, hasta que consideren las alternativas de largo plazo. El desempeño bursátil en términos reales entre 1978 y 2008 supera al de casi cualquier otro tipo de inversión, según Thornburg, con un retorno anual de 4,5%.

Las acciones tuvieron un mejor desempeño en ese lapso que los bonos municipales (2,5% anual), los bonos gubernamentales a largo plazo (2% anual) y los bonos corporativos (0,2% anual). Los precios de la vivienda no variaron en esos 30 años. Tanto los bonos gubernamentales a corto lazo y los commodities, mientras tanto, sufrieron pérdidas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.