La caída del oro pone en duda su rol de refugio