La ciudad de Buenos Aires lanzó su propio índice para medir la inflación