Avanzada del gobierno porteño contra los supermercados más chicos para frenar la evasión

El ente recaudador de la Ciudad determinará el monto de Ingresos Brutos que deberán pagar; apunta contra los establecimientos de menor tamaño, un sector compuesto en su mayoría por los supermercados chinos
El ente recaudador de la Ciudad determinará el monto de Ingresos Brutos que deberán pagar; apunta contra los establecimientos de menor tamaño, un sector compuesto en su mayoría por los supermercados chinos Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sanchez
Francisco Jueguen
(0)
19 de febrero de 2019  • 15:10

Con el objetivo de minimizar la evasión a través de la implementación de nuevas tecnologías y expandir la base tributaria –especialmente en el cobro del impuesto a los ingresos brutos–, el gobierno porteño comenzará desde el 1º de abril próximo una prueba piloto en un sector en el que pagar impuestos –dicen en el oficialismo– es cosa de pocos: el de los supermercados minoristas de cercanía, de los que un gran porcentaje son los denominados "chinos".

Con la intención de expandirlo en otros rubros si da buenos resultados, la Administración Gubernamental de Ingresos Púbicos (AGIP, equivalente porteña de la nacional AFIP) comenzará a aplicar la figura de la Declaración Jurada Simplificada de Ingresos Brutos. El efecto será potente. Con un algoritmo diseñado por la AGIP y certificado por la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), se pasará del proceso actual "autodeclarativo puro" (en el que el contribuyente dice cuánto vendió y paga en consecuencia) a uno "mixto", por el cual el ciudadano es el que efectúa la declaración jurada final, pero junto con la información que ya aporta el fisco para el período fiscal.

Los contribuyentes accederán de manera online a los formularios de declaración, en los cuales tendrán precargada una estimación de monto de ventas –la base imponible– y de monto del impuesto a pagar, el cual podrán aceptar o modificar. Las declaraciones también tendrán precargadas las retenciones y percepciones, según las efectivamente ingresadas por los agentes de recaudación. Si hay discordancia entre lo cargado y lo pretendido por el declarante, en el mismo formulario habrá una opción para realizar el reclamo en forma inmediata, contaron a LA NACION en el gobierno porteño, a cargo de Horacio Rodríguez Larreta .

La propuesta tiene una zanahoria. Los contribuyentes incluidos contarán con un beneficio financiero, ya que se les extenderá por dos meses el plazo para la presentación y pago del impuesto. Para la AGIP, esto fomentará también un ahorro en los recursos administrativos requeridos para confeccionar las declaraciones juradas.

Más precisamente, todos los contribuyentes incluidos en este nuevo sistema contarán con un plazo extra de 30 días para declarar y pagar. Los que tendrán 60 días –un mes extra– serán aquellos que acepten la propuesta de base imponible precargada sin modificaciones a la baja. "En el caso de aquellos que exhiban un buen comportamiento fiscal, también está prevista la reducción y hasta la eliminación del régimen de retenciones y percepciones (Sircreb)", indicaron en la AGIP.

El universo no es elegido al azar. En un primer momento, alcanzará a todo el comercio minorista con un esquema de incorporaciones progresivas de actividades y franjas. En esta primera instancia será para las actividades de "venta al por menor en supermercados y en minimercados", puntualmente aquellos que hayan facturado hasta $35 millones en el ejercicio anterior y tengan salones de venta de entre 100 y 600 metros cuadrados. Quedarán exentos del nuevo sistema los contribuyentes inscriptos en el régimen simplificado (monotributo) y aquellos que están en el convenio multilateral, es decir, que tributan en otras jurisdicciones además de en la CABA, que podrían ser incluidos en el futuro.

El universo que eligió la agencia de la ciudad de Buenos Aires alcanza a 3000 comercios medianos, sobre un total de 6500 inscriptos como minoristas en dichas actividades. Sobre ese sector de 3000 contribuyentes se irán nominando a razón de 300 comercios por mes, con el objetivo de permitir una atención personalizada de cada una de las situaciones. "Son supermercados medianos, los chicos de menos de 100 metros cuadrados no entran al sistema. Se eligió particularmente este sector por tener ventas significativas y bajo promedio de bancarización, con mucho manejo de efectivo", contó Andrés Ballota, administrador de la AGIP.

En el organismo no quisieron dar montos de los que se evade mensualmente en ese sector, pero la media en IVA es del 30%; en Ganancias, del 50%, y en Ingresos brutos, "mucho más", justificaron. Los futuros rubros en los que se podría comenzar a trabajar con este sistema están todavía en estudio, dijeron en la agencia a LA NACION.

Aunque en el gobierno porteño no lo admitan públicamente, el foco está puesto en los llamados supermercados chinos. En el sector supermercadista, las críticas contra esos establecimientos son más habituales, incluso en la mesa de competitividad del comercio impulsada por el Gobierno, y explotaron luego de que el año pasado Carrefour ingresara en un proceso preventivo de crisis. Las grandes cadenas, representadas en la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), suelen quejarse de la evasión en los establecimientos de origen oriental y en cómo eso resta competitividad a los demás.

¿Cuál es el método del gobierno porteño para estimar las ventas y cobrar impuestos? "El método para elaborar la propuesta de base imponible es el resultado de investigaciones de campo y de análisis de información estadística pública y privada, lo que permitió establecer un índice de facturación por metro cuadrado y por comuna, que además se irá combinando con otros datos de evolución de precios y de nivel de actividad", explicaron en la AGIP. Ese método contó con el asesoramiento de expertos de la UBA y se encuentra en proceso de certificación de las normas IRAM.

En la agencia tributaria porteña dijeron que los contribuyentes comprendidos en esta modalidad obtendrán mensualmente una constancia de validación electrónica (CVE), que deberá ser impresa y exhibida en un lugar visible de los locales comerciales donde realicen su actividad. La CVE tendrá validez mensual, indicaron.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?