La colaboración y la tecnología son el futuro de la medicina