La concentración llegó al campo

El agro es más productivo, pero se achicó el número de explotaciones.
El agro es más productivo, pero se achicó el número de explotaciones.
(0)
25 de marzo de 2000  

El agro argentino mejoró su nivel tecnológico, educativo y profesional en los últimos ocho años, pero se redujo el número de productores y crecieron las explotaciones grandes en detrimento de las pequeñas. En los campos de más de 500 hectáreas, que representan el 13% del total de unidades de producción, se siembra y cosecha la mitad de todo lo que se produce en la zona agropecuaria más rica del país.

Ese panorama se desprende de un estudio realizado por la consultora Mora y Araujo destinado a conocer el nuevo perfil de la pampa húmeda. El relevamiento tomó una muestra de 800 casos sobre un universo total de 116.000 tomadores de decisión del sector agropecuario de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, La Pampa y Córdoba.

Entre otras curiosidades, el informe indica que el 92 por ciento de los productores agropecuarios tiene teléfono, el 29 cuenta con computadora y el 9 está conectado a Internet. "El campo entró decididamente en la era de las comunicaciones y, especialmente, en la denominada virtual y digital", explicó Diego White, de la consultora Mora y Araujo.

Otros datos llamativos son los relacionados con los niveles de educación de los productores agropecuarios. El trabajo constató que en la actualidad el 25 por ciento de los productores tiene instrucción terciaria o universitaria; el 35, secundaria; el 36, primaria, y el 5 por ciento no cuenta con educación. Los porcentajes que se registraban siete años atrás eran 21, 30, 35 y 13 por ciento, respectivamente.

Esta tendencia a la profesionalización se traduce en la utilización de sistemas de producción más eficientes. La consultora asegura que una de cada tres hectáreas de la pampa húmeda se hace hoy con siembra directa _una práctica más cuidadosa del suelo que la agricultura tradicional_ que registra un porcentaje de crecimiento de entre el 30 y el 40 por ciento anual.

Midiendo cambios

Ciertamente, se puede percibir un cambio en los perfiles de producción y de los hombres del campo en comparación con lo que sucedía hace sólo un par de décadas. Y estos cambios están relacionados con variaciones en la escala del negocio, mutaciones en la superficie de producción, en el perfil personal de los productores y en los cambios tecnológicos. Entre los datos más curiosos se cuentan:

  • La escala promedio que se observa en los establecimientos considerados estándar, en la actualidad es de 357 ha, mientras que 8 años atrás era de 243 ha. El 13% de las explotaciones (las consideradas grandes, es decir, de más de 500 hectáreas) siembra y cosecha la mitad de la superficie de la pampa húmeda; el 70 por ciento de los productores tiene menos de 100 hectáreas y trabaja sólo el 28 por ciento de la superficie.
  • En 1992 el 34 por ciento de la superficie de la pampa húmeda era agrícola, ahora ese porcentaje aumentó al 44. En cambio, la superficie ganadera en el mismo lapso disminuyó del 66 por ciento al 56. Actualmente, la mayor área sembrada corresponde a la soja (35%), trigo (29), girasol (20) y maíz (16).
  • El perfil cultural de los productores cambia de acuerdo con las regiones consideradas. Así, por ejemplo, el 37% de los productores del sudeste de Buenos Aires son profesionales, en cambio, en el sur de Santa Fe ese porcentaje desciende al 17.
  • Se registran ejemplos de cambios tecnológicos. Las tres cuartas partes del área sembrada con maíz se fertiliza de alguna manera. Hace siete años sólo se aplicaban nutrientes artificiales en el 13 por ciento de la superficie. Ejemplos similares se verifican en el trigo y también se está comenzando a fertilizar el girasol y la soja.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.