La actividad de la construcción tuvo su mayor caída en diez años