"La convocatoria fue el último recurso"

El empresario mendocino duda de su futuro en la TV cable.
El empresario mendocino duda de su futuro en la TV cable.
(0)
31 de marzo de 2000  

Con buena presencia de ánimo, el empresario de medios Daniel Vila dice: "Yo no hablo de culpas. Me he circunscripto a narrar los hechos. En el futuro habrá un tercero que, con objetividad, dirá si la responsabilidad fue de Clarín o nuestra. Ese tercero podrá ser la Justicia o el mercado".

En diálogo con La Nación , el presidente de grupo Uno, cuya compañía de TV cable Supercanal Holdings acaba de presentarse en concurso preventivo, habla sin cortapisas: "Es un hecho que ellos (Multicanal, del grupo Clarín) plantearon una serie de demandas, se fueron del directorio, trabaron un montón de transacciones en las que quiso entrar Supercanal. Tanto es así, que está documentado".

La deuda con la que Supercanal fue a dar en Tribunales supera los US$ 500 millones. Vila admite que es una de las convocatorias más abultadas del escenario empresarial argentino. Sus principales acreedores son un sindicato de bancos, por US$ 200 millones más intereses, y los tenedores de bonos (bancos y fondos de inversión) por US$ 300 millones e intereses. Ello, al margen del pasivo operativo de la empresa.

-¿No pudo evitar el concurso haciendo un frente común con su otro socio, el grupo Mas Canosa?

-En esta historia hay un pecado original. Cuando armamos Supercanal Holdings con la familia Mas Canosa, invitamos a Multicanal a participar de buena fe porque creíamos que podía aportar know how en el negocio, tecnología, prestigio, experiencia, acceso al mercado. Teníamos casi otorgado el primer crédito por US$ 90 millones del ING Baring. Allí el banco cometió un error: supeditó el otorgamiento del crédito a la incorporación de Multicanal a la compañía. Eso hizo que, en el acuerdo de accionistas, se negociara con ellos una serie de concesiones que, a la postre, dan este resultado negativo. En ese momento tuvimos que hacerlo. Si bien Multicanal era un socio con el 20% de las acciones, en realidad tenía muchos más derechos que ese 20%. Tenía veto sobre decisiones, facultad para nombrar gente dentro de la compañía (designó al gerente financiero, el auditor interno, el síndico, un director) y se reservaba la facultad de aprobar o desaprobar un montón de decisiones en la vida de la sociedad. Cada compra, cada endeudamiento que se tomaba, tenía que contar con el visto bueno de Multicanal. Fue un socio atípico.

-¿Quiere decir que esa situación fue decisiva para el concurso?

-No, fue una suma de causas. Cuando en 1998 Supercanal estaba lista para ir a la Bolsa y no lo logró, ahí la compañía queda atrapada en el endeudamiento. Y el hecho de que no haya mercado para empresas de países emergentes no es culpa de nadie. Pero Multicanal, como gran operador de cable, al igual que Cablevisión, sí la tienen en la postergación de la salida a la Bolsa.

-¿Se queda o se va de la TV por cable?

-Hoy no tengo esa respuesta. No sé qué pasará. No sé si aparecerá un interesado en comprar o en asociarse. Con el concurso, ese derecho de compra preferente de Multicanal ya no existe. Hoy la incorporación de un socio, la reestructuración de la deuda o la venta pasan por la negociación con la intervención del juez.

-Entonces, ¿fue una decisión estratégica para torcerle el brazo a Multicanal?

-No, llegamos a esta situación luego de recorrer el resto de las instancias posibles y como último recurso. No echamos mano de este camino legal para zafar de un acuerdo de accionistas. Transitamos el camino de vender la mayoría, vender la minoría, reestructurar la deuda, fusionarnos con Cablevisión y Multicanal y, finalmente, quisimos hacer un aumento de capital, que fue trabado.

-¿Cuál sería el futuro deseable?

-Llegar a un acuerdo de renegociación de la deuda con los acreedores financieros en un plazo razonable, y en el momento que haya salida a la Bolsa, hacerlo;pagar la deuda y quedarnos en el negocio de la TV por cable. Eso nos gustaría, aunque eso no significa que será lo que pase.

-¿Le venderían a Clarín?

Se llame grupo Clarín o grupo Telefónica, abriríamos una instancia de negociación porque tenemos la obligación de hacerlo. No estamos cerrados a ninguna idea.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.