La Corte de Apelaciones rechazó un fallo de Griesa

Exigió que se impongan límites al alcance de las demandas colectivas de los bonistas en contra de la Argentina, que el magistrado había aceptado en forma muy amplia en primera instancia
Rafael Mathus Ruiz
(0)
17 de septiembre de 2015  

NUEVA YORK.- Con un nuevo reto al juez Thomas Griesa, la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York le otorgó una nueva victoria a la Argentina con un fallo en el que exige que se impongan límites al alcance de las demandas colectivas por la deuda en contra del país.

"Definir la clase precisa a la cual la Argentina le debe una indemnización por su negativa a cumplir con sus obligaciones de pago de bonos y calcular esa indemnización ha demostrado ser una tarea exasperante", dice la primera línea de la opinión que acompañó el fallo, escrita por el juez Richard Wesley.

Luego, dando cuenta de esa exasperación, Wesley afirma que es "la cuarta vez" que la Corte debe ocuparse del tema y que "de nuevo" deben dejar sin efecto una orden de Griesa y pedirle que la corrija.

Las demandas colectivas, o "acciones de clase", en la jerga judicial norteamericana, son un procedimiento muy común en Estados Unidos.

El prolongado litigio por la deuda argentina ha dado lugar a este tipo de juicios, donde se agrupan inversores del universo de los holdouts. Estos grupos podrían intentar luego sumarse al grupo de los llamados "me too", que buscan la misma sentencia que obtuvo la demanda liderada por el fondo buitre NML, de Elliot Management.

A pedido de un grupo de litigantes, Griesa había establecido un criterio amplio para definir quién podía pertenecer a la demanda colectiva: todos los tenedores de beneficios de los bonos, sin limitación alguna.

El juez eliminó así un requisito, el de "tenencia continua", que establecía límites, sobre todo por el cambio de manos de los títulos en el mercado secundario de la deuda, algo que el mismo Wesley reconoció en el fallo. "La exigencia de tenencia continua era una restricción significativa al alcance de las clases porque los bonos de Argentina se negocian en un mercado secundario", escribió Wesley en su escrito.

La Corte no dudó en mostrar, tal como lo había hecho a principios de agosto, sus disidencias con el criterio de Griesa, volvió a revertir su fallo y a exigirle que defina un mecanismo que, en cierto modo, fije la identidad de los bonistas. En su conclusión, insiste en que se debe realizar una "audiencia de pruebas" para determinar los daños a los litigantes.

"Estamos muy satisfechos con el fallo de la corte", dijo Carmine Boccuzzi, uno de los principales abogados de la Argentina, del estudio Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton, según consignó la agencia Reuters.

Los demandantes, liderados por Henry Brecher, buscaban el pago de daños por unos 68 millones de euros por títulos bajo legislación europea que está impagos desde el default de fines de 2001. Una vez determinado el daño, los demandantes -al igual que otros litigantes en una situación similar- pueden intentar buscar el mismo tratamiento que obtuvo el fondo NML y el resto de los demandantes de la llamada causa "pari passu", es decir, pueden intentar convertise en "me too".

El fallo representa otro revés para el juez Griesa, cuya decisión vuelve a ser revertida por un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York.

La opinión de los jueces cita la sentencia de principios de agosto, en la cual el tribunal superior le ordenó lo mismo: rever quiénes eran los inversores que pertenecían a la "clase" que habían mantenido las tenencias de títulos de manera continua, y que realizara una audiencia para fijar de manera apropiada los daños correspondientes a los bonistas.

Ante el nuevo fallo, la discusión volverá ahora otra vez a manos de Griesa, quien deberá definir el alcance de las demandas y los montos que corresponden por daños.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.