La cosecha sojera calmó al dólar