La crisis de confianza en el Viejo Continente amenaza con minar el crecimiento en el resto del mundo