La crisis económica global provoca una caída generalizada de las remesas hacia América latina