La crisis económica mundial ya costó 3 billones de euros a la Unión Europea