La crisis impensada. La salud le pide plata al Gobierno para seguir funcionando en la pandemia

Fuente: Archivo - Crédito: Ignacio Sánchez
Pablo Fernández Blanco
(0)
29 de abril de 2020  • 11:20

La Argentina en cuarentena acaba de arrojar una nueva ironía: mientras se preparaban para enfrentar la amenaza de la biología, la economía terminó por contagiar al sistema de salud. A tal punto que los representantes de las entidades privadas lo pusieron por escrito en una nota que le enviaron ayer al ministro Ginés González García, algo a lo que se resistían desde hacía semanas.

El texto concluye que el sector no podrá seguir funcionando de manera "autárquica", por lo que pide la ayuda del Gobierno para subsistir durante la pandemia y así atender a los pacientes.

La nota lleva la firma de Hugo Magonza, presidente de la Acami, que reúne a las entidades médicas civiles, como el Cemic. Representa a instituciones que atienden unas 9,6 millones de consultas médicas y tienen 250.000 egresos hospitalarios por año.

La salud está en el centro de una crisis inesperada. Se prepararon para atender el pico de la pandemia, por lo que redujeron la cantidad de internaciones, que a su vez reviste menor complejidad y un nivel de facturación más bajo.

Al mismo tiempo, nadie quiere ir a una clínica para hacer consulta que no tenga que ver con el coronavirus. Eso llevó, según los números del sector, a que cayera hasta 93% la facturación de consultas ambulatorias.

Representantes de entidades privadas de salud le enviaron una carta al ministro Ginés González García
Representantes de entidades privadas de salud le enviaron una carta al ministro Ginés González García Fuente: Archivo

La facturación por servicios prestados durante abril tendrá una caída del 50% en comparación con al mismo mes de 2019, mientras que la previsión es peor para mayo, junio y julio.

"Aún con los pronósticos más optimistas habremos enfrentado la crisis sanitaria exitosamente, pero no así la económica. Muy probablemente al finalizar el próximo agosto nuestras instituciones sean inviables desde el punto de una operación autárquica", dice la nota.

Tras describir un contexto adverso, los sanatorios le pidieron a González García una asistencia económica y financiera extraordinaria. En la práctica, reclaman un subsidio que compense los ingresos no percibidos durante los meses que dure la pandemia, fundado en que "nuestro sector no solo tiene una disminución del ingreso, sino que debemos prepararnos para asumir mayores costos de operación y permanecer activos en una actividad de riesgo, mientras otras actividades" están en cuarentena.

De lo contrario, dice la nota enviada al Gobierno, no podrán mantener en funcionamiento las instituciones, pagarle al personal y a los proveedores, algo imprescindible para la atención de los pacientes.

Hasta el momento, el ministro González García no contestó la carta, confirmaron a este medio fuentes de Acami.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.