La CTA oficialista advirtió por el alza de la pobreza

Sostuvo que desde 2007 tampoco mejoró la desigualdad, debido a la fuerte suba de precios
(0)
31 de mayo de 2011  

Un informe de la CTA oficialista advirtió ayer que el modelo de crecimiento tan autoelogiado por el kirchnerismo generó buenos resultados macroeconómicos pero mantuvo malas condiciones en términos de pobreza, desigualdad, fuga de capitales y mejora del empleo.

En el informe "El nuevo patrón de crecimiento. Argentina 2002-2010", el instituto que lidera el economista Eduardo Basualdo indicó que se "desaceleró desde 2007 la mejora en la estructura distributiva, determinando la persistencia de un nivel de inequidad superior al existente a comienzos del régimen de convertibilidad".

El Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (Cifra), ligado a la CTA de Hugo Yasky, publicó ayer su informe de coyuntura con un balance detallado del ciclo económico registrado tras la explosión de la convertibilidad, a fines de 2001.

En cuanto a la pobreza, Basualdo, que dirige el Departamento de Economía de Flacso-Argentina, indicó que "si bien se verificó una notoria disminución de la pobreza y la indigencia entre los años 2003 y 2006, desde el año 2007 el nivel de dichas variables disminuyó sólo levemente".

"A fines de 2010, la pobreza alcanzaba al 22,9% de la población y la indigencia al 6,1% de la misma, tras ocho años de intenso crecimiento económico", indicó la CTA, frente al 9,9% medido por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) para el segundo semestre de 2010.

Cabe recordar que la tasa de pobreza para el Indec era del 24,3% en 1998, antes del comienzo de la crisis que derivó en el final de la convertibilidad, en 2002, cuando saltó hasta el 54,3%, para comenzar a descender hasta 2007, cuando comenzaron las sospechas sobre la manipulación de las estadísticas públicas. "Se produjo un estancamiento en los niveles de pobreza e indigencia que fue sólo parcialmente compensado por la implementación de la asignación universal por hijo", indicó el reporte.

El plan puesto en marcha a fines de 2009 "no se tradujo en una sensible disminución de la pobreza y la indigencia, proceso que estaría indicando que el aumento en el ritmo de variación de los precios está afectando con intensidad a los sectores de menores recursos".

También subrayó que "el incremento en el ritmo de variación de los precios condujo a una apreciación del tipo de cambio real y afectó los ingresos de los sectores de menores recursos". La apreciación real del tipo de cambio es negada también en forma sistemática por el Gobierno, como derivada de la actitud que mantiene frente a la inflación.

Sin embargo, el estudio sostuvo que "se verificó un menor dinamismo de los sectores productores de bienes ante la disminución de la competitividad externa". Las trabas formales e informales al comercio exterior promovidas por el Gobierno reflejan esta reducción de la competitividad.

Cifra señaló que, luego de un período de calma, en 2007 "se intensificó la fuga de capitales al exterior", que rondaría los US$ 65.000 millones acumulados desde entonces.

Por otro lado, afirmó que "al interior de la industria manufacturera se modificaron con respecto al período previo los sectores que traccionaron la producción sectorial, lo cual produjo una menor expansión del empleo", pese a las consignas constantes del Gobierno señalando lo contrario. El informe indicó que "en el conjunto de la economía se asistió a un menor dinamismo en la creación de puestos de trabajo, proceso que fue compensado parcialmente por la expansión del empleo público". En términos de ingresos de los trabajadores, "se registró un crecimiento notablemente menor que en años anteriores de los ingresos reales del conjunto de los ocupados y de los salarios de los trabajadores no registrados, no así de los trabajadores registrados".

Por otra parte, el informe también destaca que el nuevo patrón de crecimiento -que ubica en 2002, no en 2003, como suele hacer el Gobierno- permitió "alcanzar elevadas tasas de crecimiento económico, desalentar las inversiones especulativas, elevar sensiblemente la inversión, obtener un superávit comercial elevado y revertir el déficit estructural de las finanzas públicas". También, según el informe, posibilitó bajar en forma tajante el nivel de endeudamiento y el desempleo, ampliando a su vez la cobertura previsional.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.