La depreciación de YPF atrae posibles compradores

Habría interés de Shell, BP y Petrobras
Alejandro Rebossio
(0)
29 de junio de 2002  

La inseguridad jurídica resta atractivo a los activos baratos que ofrece la Argentina, pero el sector petrolero aparece como uno de los pocos que son confiables. De ahí que tres petroleras extranjeras estén analizando comprar la mayor compañía local, YPF SA, cuyo 99,03% pertenece a la firma española Repsol YPF. La británica BP Amoco, la anglo-holandesa Shell y la brasileña Petrobras figuran entre las interesadas, según fuentes internas de esas compañías y analistas del mercado. Si bien ninguna reconoce su intención de comprar YPF, extraoficialmente se sabe que un grupo de técnicos de una de esas petroleras arribó esta semana a Buenos Aires para sondear los números de la ex empresa estatal.

YPF ganó atractivo porque está regalada, según admiten los observadores del sector. Los ADR (acciones que cotizan en Nueva York) de YPF se devaluaron este año el 44,8%. También perdió valor su casa matriz, Repsol YPF, cuya acción bajó el 30%. Está tan barata que su presidente, Alfonso Cortina, aprovechó esta semana para comprar títulos en la Bolsa.

Repsol YPF vale menos que YPF en 1999, cuando fue comprada por Repsol. La devaluación argentina, las retenciones a la exportación, los límites a las ventas externas y la amenaza de nuevas regulaciones del Estado en el sector petrolero han provocado en los últimos seis meses el deterioro de la cotización de la empresa, que ya estaba altamente endeudada desde la adquisición de YPF.

Un directivo de la firma española declaró que desconocía el supuesto interés por comprarles la filial argentina. De todos modos, aclaró que una operación así necesitaría la aprobación de Repsol YPF y del Estado argentino, que mantiene la acción preferente de YPF, lo que le permite vetar cualquier transferencia. En 1999, el gobierno de Carlos Menem hizo uso de esa acción de oro para autorizar la venta de YPF a Repsol.

En Pan American Energy, la filial local de BP Amoco, dijeron que no pueden confirmar ni negar las versiones. "BP tiene planes globales y no hay rincón del mundo que le resulte indiferente", agregaron.

Un analista que sigue a esa compañía reconoció que suena verosímil que haya empresas analizando la compra de YPF. Distinguió la visión del inversor en Bolsa, que se desprende de acciones de la petrolera española, del interesado en una adquisición, que piensa en el largo plazo. "El sector petrolero argentino es negocio, aun cuando haya vaivenes políticos severos. El petróleo en la Argentina ha sido rentable desde Mosconi", añadió.

De todos modos, los directivos de las compañías suelen mirar el resultado en el corto plazo porque de eso depende su perdurabilidad en el puesto. En este sentido, la Argentina, de baja productividad petrolera, debe competir con países como Bolivia, Perú, Brasil, Nigeria, Noruega o Indonesia.

Sin comentarios

En Petrobras, que cotiza en Bolsa, pero está bajo control estatal, prefirieron evitar comentarios sobre rumores. Repitieron que la compañía, que en 2001 se quedó con la refinadora y las estaciones de servicio de Eg3, busca la integración vertical en la Argentina, lo que delata la necesidad de crecer en exploración y producción.

Un vocero de la firma brasileña agregó que buscan ser competitivos e incrementar "significativamente" la porción de mercado de distribución, en el que hoy ocupa el cuarto puesto, detrás de Repsol YPF, Shell y Esso. Si comprara YPF, Petrobras conseguiría lo que busca: expandirse en la extracción y en la comercialización.

En Shell guardaron silencio. El consultor Eduardo Urdapilleta, de la agencia McKinsey & Company, evitó referirse al caso YPF, pero admitió que el sector petrolero argentino resulta "muy interesante" por su capacidad exportadora y porque actualmente las compañías extranjeras requieren una inversión baja para ingresar en él.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?