Baja del consumo. La desaceleración de la inflación se siente en el interior