La desaceleración mundial le quita influencia a Gazprom